Bizcochuelo de yerba mate

Bizcochuelo de yerba mate

Este bizcochuelo de yerba mate es bien esponjoso y original, te va a encantar. Es perfecto para cualquier momento del día.

Bizcochuelo de yerba mate

Bien, busqué de todas las formas posible el origen de este bizcochuelo de yerba mate y no encontré nada al respecto. Peeeroooo, entre tantas recetas apareció una titulada “torta misionera de yerba mate”, lo cual hizo que mi esperanza de encontrar alguna información volviera, pero no, tampoco encontré nada. ¿Será que quien inventó esta maravillosa y patriótica receta no dejó rastros de dicha historia?, en fin, hoy solo tendré que conformarme con compartirles la receta, está buenísima y es una opción diferente, no solo es riquísima, sino que también es súper original. Espero que les guste tanto como a mi este bizcochuelo de yerba mate.

Necesitamos.

  • Manteca 100 grs
  • Azúcar 150 grs (podemos usar azúcar negra)
  • Huevos 3
  • Ralladura de 1 naranja
  • Harina leudante 300 grs
  • Mate cocido con leche 250 cc (pones a calentar la leche y le agregas 2 cucharadas de yerba y 1 de azúcar, una vez que comienza a hervir, retiramos del fuego y reservamos)

Para la cubierta:

  • Azucar impalpable C/N

Procedimiento:

Comenzamos:

  • En un bol vamos a colocar la manteca a temperatura ambiente y agregamos el azúcar. Mezclamos hasta formar una crema sin rastros de granos de azúcar.
  • Luego, añadimos los huevos, de a uno por vez batiendo entre uno y otro.
  • A continuación, agregamos la ralladura de naranja (podemos suplantarla por otra ralladura cítrica o esencia de vainilla).
  • Ahora, colamos el mate cocido con leche e iremos intercalando en la preparación un chorrito de líquido y un poco de harina, hasta terminar ambos ingredientes.

Cocción:

  • En un molde enmantecado o enaceitado y enharinado colocaremos nuestra masa.
  • Llevamos a horno precalentado a 180° por 40 minutos apróx. (Depende de cada horno).
  • Pasado ese tiempo, comprobamos su cocción pinchando con un palillo, este debe salir seco y limpio, de lo contrario dejamos unos minutos más.

Presentación:

  • Una vez listo, dejamos entibiar y desmoldamos.
  • Colocamos en un plato o fuente y espolvoreamos con azúcar impalpable.

Otra opción genial es bañarlo con glasé.

  • Mezclamos el azúcar impalpable (unos 200 gramos) con jugo de naranja o limón hasta formar una crema (ir agregando el jugo de a poquito).
  • Cuando llegamos a un punto letra bañamos nuestro bizcochuelo dejando caer la preparación por los bordes.
  • Para que el bañado sea mejor, es recomendable que el bizcochuelo esté tibio.

Deseo te haya gustado esta receta tanto como a mí.