Almíbar

Almíbar. En todas sus variantes.

Te cuento como hacer almíbar en sus 7 versiones, para que puedas hacer el que mejor valla con tu receta.

Almíbar

El almíbar se utiliza para infinidad de preparaciones en la pastelería y repostería, cada elaboración lleva distintos tipos de él, al principio parece complicado, pero a medida que vallamos haciéndolos iremos aprendiendo pequeños trucos que nos harán más fácil el trabajo. A continuación, te enseño los diferentes tipos de almíbares y sus respectivas elaboraciones.

Comencemos:

Flojo. Este almíbar se utiliza para humectar tortas o hacer ensaladas de frutas. Es muy sencillo de hacer y su duración es de varios días, incluso semanas si sus condiciones de conservación son correctas. Generalmente se guarda en la heladera en un frasco o botella de vidrio perfectamente limpio y con cierre hermético. Este almíbar se logra mezclando partes iguale de agua y azúcar y llevándolo a ebullición por 1 minuto, de esta manera tendremos listo nuestro almíbar flojo.

Hilo fino.

Se obtiene utilizando 1 parte de agua por 2 de azúcar (ejemplo: 1 taza de azúcar y ½ taza de agua) cuando el almíbar alcanza los 105° y comienza a espesar. Si uno toma un poco entre los dedos, previamente remojados en agua fría, se forman unos finos hilos que se rompen fácilmente. Este punto se alcanza, aproximadamente, a los 8 minutos después del hervor. Es ideal para preparar fruta confitada.

Hilo grueso.

Se obtiene utilizando 1 parte de agua por 2 de azúcar (ejemplo: 1 taza de azúcar y ½ taza de agua) cuando se alcanzan los 110°. Si uno lo toma entre dos dedos forma un hilo más resistente, que alcanza los 5 mm.  Antes de romperse. Es ideal para realizar glaseados.

Bola blanda.

 Se obtiene utilizando 1 parte de agua por 2 de azúcar (ejemplo: 1 taza de azúcar y ½ taza de agua) a los 120°, y si uno pone un poco de este almíbar en agua fría, toma la forma de una pequeña bola de color blanco, que además tiene una textura pastosa. Es ideal para preparar caramelos blandos y merengue italiano.

Bola dura.

Se obtiene utilizando 1 parte de agua por 2 de azúcar (ejemplo: 1 taza de azúcar y ½ taza de agua) alrededor de los 130°, y si uno pone un poco de este almíbar en agua fría toma la forma de una pequeña bola de color blanco, pero que esta vez tiene una textura dura, y cuesta deshacerlo con los dedos. Se emplea para realizar caramelos, merengue italiano y ornamentación pastelera.

Quebrado pequeño.

Se obtiene utilizando 1 parte de agua por 2 de azúcar (ejemplo: 1 taza de azúcar y ½ taza de agua) cuando la temperatura alcanza los 140°. Al introducir un poco de masa en agua fría se endurece, y si uno lo muerde se pega

Quebrado grande.

Se obtiene utilizando 1 parte de agua por 2 de azúcar (ejemplo: 1 taza de azúcar y ½ taza de agua) alrededor de los 150°. Si se pone una gota en agua se endurece volviéndose quebradiza. Es ideal para elaborar algodón de azúcar.

Deseo te haya sido de utilidad!!

También te puede gustar.

Caramelo salado o Toffee

Caramelo salado
Caramelo salado